Venezuela: Autocrítica y Revolución

PSUV

Por José Casa

Ya que está de moda en el chavismo la llamada “autocrítica” y la no tan “auto”, cosa que debemos agradecer a los resultados del 6 de Diciembre, pido el turno para hablar un poco sobre un tema del cual no había escrito hasta este momento, (y aprovecho la ocasión) es el tema de la corrupción.

En el libro “El Jardín del Profeta”, del escritor libanés Khalil Gibran, se puede leer la siguiente frase:

“Pobre de la nación que recibe a sus nuevos gobernantes con fanfarrias y los despide con abucheos, para luego recibir con fanfarrias a un nuevo gobernante…»

La corrupción en Venezuela, contrario a lo que normalmente se afirma desde el chavismo y desde la oposición, no tiene ningún tinte político. Es decir, una persona solo por ser chavista no comete actos de corrupción, tampoco un opositor es corrupto tan solo por ser de oposición. La corrupción en este país es más como una cultura, que abarca todos los sectores de la sociedad, a tal punto de que la misma gente no se da cuenta siquiera de que es corrupta.

Hoy por ejemplo, alguien me decía sarcásticamente a través del Twitter, en referencia a la denuncia que hiciera el PSUV sobre la compra de votos por parte de la derecha, algo así como “ustedes los chavistas sí pueden raspar cupos ¿pero nosotros no podemos comprar votos?”, la verdad -le dije- yo nunca he recibido ni vendido dólares del estado, (cada ladrón juzga por su condición) sin embargo, es cierto que hay muchos “chavistas” raspacupos, o que cometen actos de corrupción, así como los hay también opositores que lo hacen, pero extrañamente tanto unos como otros ven eso como algo normal, que no importa porque “todo mundo lo hace”.

El chavismo como ideología política, está totalmente en contra de la corrupción, así como el cristianismo está en contra del pecado, aun cuando a veces vemos cristianos pecadores, y así mismo en el chavismo puede existir la corrupción.

Pero, decir que “todos los chavistas son corruptos”, y que “la corrupción se acabará cuando el país cambie de gobierno”, es una gran falacia y un cuento gastado, la corrupción no acabará en este país hasta que las personas cambien.

Muchos piensan que corrupto es solo aquel funcionario público en un alto cargo que roba dinero de las arcas del estado, eso es corrupción, pero también es corrupto el que raspa cupo y revende los dólares que le da la nación.

Es corrupto el que recibe un taxi para trabajar y lo vende a precio de DolarToday, y aquel que acapara productos o se roba los que son del estado para especular con ellos.

Es sorprendente ver incluso a personas que se dedican al bachaqueo y le echan la culpa de las colas y los altos precios al gobierno, básicamente nadie acepta su parte de la culpa por lo que está pasando, y de esa falta de conciencia de los venezolanos, se aprovechan los más oportunistas, no solo el gobierno de Estados Unidos que busca adueñarse de los recursos del país, sino también los vivos criollos, como el zorro viejo de Ramos Allup, que se vende a los jóvenes (que no saben lo que es un adeco) como “el cambio” y el mesías que salvará a la nación.

Creo que, en lo que el chavismo ha fallado hasta este momento, principalmente ha sido en la formación ideológica y la siembra de valores, «moral y luces son nuestras primeras necesidades» dijo el Libertador.

No basta con darle beneficios a las personas para presumir de socialistas, hoy a 17 años de Revolución podemos ver que hay una gran parte de la población que no tiene idea de en qué consiste esa dichosa Revolución, pues siguen con la misma forma de pensar que les implantó la 4ta república.

Hoy día, muchos venezolanos, incluso de los que votan por el chavismo, creen que la Revolución Bolivariana consiste solo en darle el voto a Maduro para que él les resuelva todos sus problemas, les de casa, carro, les garantice la alimentación y hasta luche contra el mayor imperio que el mundo jamás haya conocido, mientras ellos se quedan de brazos cruzados esperando que Super Maduro les resuelva todo, y ¡Ay! Si se le ocurre fallar en algo, porque entonces lo “castigamos” votando por el contrario, en verdad creen que votar por los enemigos de la patria es un castigo para el gobierno y no para ellos mismos.

¿Qué se puede hacer?, indudablemente se requiere un mayor compromiso en la lucha contra la corrupción, como siempre hemos dicho ¡caiga quien caiga!, pero aparte de eso se requiere de formación, pues sin conciencia no hay Revolución.

Webmaster

Corresponsal para Información al Desnudo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.