¡Saquen a Cuba de la lista del terror!

Por Ana Moreno

Crece el llamado a nivel internacional para sacar a la isla caribeña de esa espurea lista.

Injusto y desconsiderado; es lo que está pasando con Cuba al seguir entre los países acusados de promover el terror, cuando la realidad es que esta isla caribeña ha ofrecido su territorio, para llevar la paz. Como ejemplo de ello, fue lo acontecido con Colombia, donde Cuba fue el escenario perfecto para que se iniciara el proceso de pacificación, pedido por el mismo presidente colombiano de ese momento, Juan Manuel Santos. En este sentido, personalidades, presidentes y dirigentes del mundo entero, piden a gritos eliminar a Cuba de la terrible lista estadounidense, ya que constituye un acto desproporcionado contra la isla caribeña.

Hace muy poco, el presidente de Colombia, Gustavo Petro lo primero que hizo fue pedirle a Anthony Bliken, secretario de Estado de los Estados Unidos, precisamente sacarla de este nefasto grupo. Esto, por considerar que la isla caribeña hizo un gran esfuerzo al prestar su territorio, para que se dieran las reuniones y negociaciones de paz y así poder garantizar la tranquilidad en esa convulsionada nación neogranadina. Por eso, Petro aprovechó la visita de Bliken a Colombia, para calificar como una injusticia el trato a Cuba, pues fue Santos quien pidió a la isla que albergara primero las negociaciones de paz, que incluso el gobierno estadounidense, entonces encabezado por Barack Obama, respaldó.

Recordemos que este hecho se tergiversó con la llegada de Iván Duque al poder en Colombia, pidiendo a Washington que declarara a Cuba un país que estimulaba las actividades subversivas, con lo cual la isla volvió a ser incluida en dicho listado en 2021, lo que ha conllevado sanciones. Los diálogos de Paz en Colombia, comenzaron en febrero del año 2017 en Ecuador, desde donde fueron trasladados a La Habana al año siguiente, pero quedaron estancados y detenidos oficialmente en 2019 en el gobierno de Iván Duque. A todas éstas, aunque Bliken no negó, ni aceptó la solicitud de Petro, sí soltó la lacónica posibilidad de reconsiderarlo, aunque de momento, Cuba no sería retirada de la lista.

Pero no sólo Petro levanta la voz a favor de Cuba. Cerca de 300 organizaciones basadas en la fe, iglesias y creyentes de 23 países del mundo, piden lo mismo: sacar a Cuba de la lista, y no sólo eso, también piden levantar el bloqueo y los cientos de medidas coercitivas contra el pueblo cubano. Es así como entre las personalidades, iglesias y organizaciones firmantes, se encuentran el Nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel, la religiosa japonesa Filo Hirota, la Comunión de Iglesias Reformadas de Cuba, Reverendo Chris Ferguson de la Universidad Reformada de Canadá; entre otros. Éstos elevaron un comunicado ante la reciente asamblea del Consejo Mundial de Iglesias, en el que hacían esta solicitud; y al Papa Francisco que hizo un claro llamado a los países poderosos a cesar agresiones, bloqueos y sanciones unilaterales contra cualquier otra nación. En dicho documento exigen levantar el terrible calificativo a Cuba, como una medida de elemental justicia.

En dicha evaluación tuvo mucho peso la histórica reunión del presidente cubano, Raúl Castro, con Barack Obama celebrada en Panamá durante la Cumbre de las Américas. Luego, Obama, anunció su decisión de eliminar a Cuba de esa lista, en la que estaba junto con Irán, Sudán y Siria. Hace año y medio, volvió a repetirse la medida. El para entonces presidente, Donald Trump y el nefasto y ya olvidado del uribista de Iván Duque, no le perdonaron al gobierno y al pueblo cubano su decisión de respeto a la soberanía y a la no injerencia. Y es así como en enero de 2021, la nación caribeña fue incluida nuevamente en el listado. En esta decisión, están las manos de los sempiternos enemigos de Cuba, Bob Meléndez y Marco Rubio, protagonistas de un entramado con la mafia cubanoamericana y el Departamento de estado.

La reacción de Cuba, y a nivel internacional, no se hizo esperar. El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, calificó como absurda la inclusión de su país en la referida lista y rechazó la interferencia de esta medida en la relación entre familias. En su defensa, el gobierno cubano informó que jamás ha permitido que su territorio se utilice para organizar acciones de este tipo contra cualquier otro país.

Por lo pronto, el gobierno de Joe Biden mantiene la incertidumbre de si sacará o no a Cuba de la lista, hay algunos que creen que podría buscarle la vuelta y sacar a Cuba y meter a Venezuela, sin embargo, eso tendría más riesgos. Sobre este aspecto, se agrega como evidente el efecto que sobre Cuba han tenido las campañas de la USAID, la Ned y hasta la CIA, con presupuestos económicos, que hacen un gran daño a la isla.

Lo cierto del caso, es que son más que necesarias todas las acciones y las iniciativas de voceros del mundo que instan a la potencia del norte a liberar a Cuba de esta infausta decisión. Se impone la justicia, y que definitivamente, ¡saquen a Cuba de la lista!

Ana Moreno: periodista integrante del Movimiento de Solidaridad y Amistad mutua Venezuela- Cuba, estado Anzoátegui.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.