El Catalejo: La colonia tronó / PA` LA PLAZA CON OSCAR NUESTRO HÉROE NACIONAL

635140744400337083w

 por Benjamín Morales  – lunes, 21 de diciembre de 2015

El Congreso y también el presidente Barack Obama fueron claros con sus acciones: la crisis de Puerto Rico no es una prioridad y los problemas fiscales de la colonia les valen madre. Esa es nuestra realidad y quien hubiese tenido la ilusión de que el escenario podría ser otro, pues ha estado viviendo en “Lalalandia”.

Me pareció absurda la indignación colectiva que se formó luego de que el Congreso desistiera de colocar en el proyecto de presupuesto una propuesta para buscar una salida a la crisis fiscal de Puerto Rico y se pusiera peor cuando el presidente Obama la firmara sin chistar. ¿Qué se esperaban, que iban a lograr algo distinto? Ilusos todos.

En este país no acabamos de entender lo patéticos que lucimos cuando se acude ante el Congreso con alguna idea, sea la que sea, y empezamos a matarnos entre nosotros, halando cada cual para su lado y causando una confusión de tal porte que todo se detiene.

Por eso es que se colgó esta iniciativa congresional, porque somos de lo peor. Mientras unos hacían esfuerzos para conseguir que se lograra el paquete de ayuda condicionado a la indigna junta de control fiscal, otros la saboteaban por lo bajo y se aliaban con los fondos buitre para liquidar la que, a todas luces y aunque la considero una bajeza, era la salida más viable a corto plazo para la encrucijada económica en la cual nos encontramos.

A ese ingrediente de autodestrucción se sumó una cuota de desdén congresional que envía un mensaje claro de que a Estados Unidos le importa un pito si nos hundimos o no. La frialdad con la que sacaron del presupuesto la cláusula para ayudar a Puerto Rico refleja que nuestros problemas ni se acercan a la definición más mínima de prioridad. Y ahí es que la puerca entorcha el rabo.

El tema es que el rechazo a atender lo que para Puerto Rico es una prioridad de mayor nivel fue una decisión consensuada entre demócratas y republicanos, no de un solo sector. Esa realidad demolió cualquier viso de negociación y dejó en cueros las características coloniales de la relación política actual.

Si alguien en este país tenía dudas de que somos una colonia, pues lo acaba de confirmar, y si alguien se cree que Estados Unidos nos dará la estadidad, pues simplemente está soñando con pajaritos preñados.

Todo esto, sin embargo, ha sido nuestra culpa. No acabamos de enfrentar la realidad de que la anexión ha dejado de ser una vía, al contrario, cada vez más gente piensa que algún día se logrará ser parte de Estados Unidos como un estado federado. Las acciones que toma el Congreso nos envían señales inequívocas de que su preferencia pulula entre mantener las cosas como están, que es lo que más les conviene políticamente, o irnos alejando del modelo de anexión, una píldora dura de tragarse.

¿Quieren evidencia? Aquí supuestamente la estadidad ganó un plebiscito las pasadas elecciones. ¿Cuánto caso le ha hecho el Congreso a esos resultados? El mismo que a la conformación genética del pepino angolo. ¿Su excusa? Que los puertorriqueños no nos ponemos de acuerdo y que no hay una supermayoría. Pero son meras excusas, pues estoy más que convencido de que ellos jamás nos van a aceptar como estado federado, porque si no lo hicieron cuando éramos un punto estratégico militar determinante, pues ahora no tiene sentido alguno.

Como premio de consolación nos han asegurado que tratarán el tema de la crisis fiscal en marzo. Eso es una canallada y una mofa. De aquí a allá estaremos básicamente muertos y ellos lo saben, que es lo peor de todo.

Esos niveles de insensibilidad hacia nuestra realidad nos convidan a reflexionar sobre lo que debe ser nuestra relación futura con Estados Unidos. Tenemos que empezar a tomar en serio que debemos tener poderes propios para resolver las dificultades que enfrentamos hoy.

Tengo la convicción de que no hay puertorriqueño que no se haya sentido pisoteado por la actitud asumida por el Congreso, sea estadista, estadolibrista, autonomista o independentista. Es que es imposible no sentirse así, eso independientemente de la propuesta que estaban empujando, que tenías sus visos colonialistas en sí misma.

Debemos, por lo tanto, comenzar a pensar en cómo vamos a lograr que ese respeto en Washington sea exigido y logrado. Para ello tenemos que hacer consenso. Hay que abandonar el tribalismo, y pensar en una solución única y contundente, una propuesta que no deje salida y en la cual echemos toda la carne al asador. Algo así como hicimos con Vieques, que fuimos en bloque, que llevamos un mensaje unido, tanto los boricuas de aquí como los de allá. No hay de otra, si seguimos llevando mensajes paralelos y neutralizadores los unos con los unos, no avanzaremos un ápice.

El problema es que conseguir ese consenso es tan difícil que nadie se lo piensa. Ejemplo de ello será esta columna, que de seguro será acribillada por simplemente atreverse a plantear un escenario que está ahí, a la luz de todos, pero que muy pocos quieren aceptar porque son tantos los que comen de la situación actual, que un cambio en el modelo sería desastroso para sus intereses.

Los tres partidos principales son lo mismo. La colonia es su modo de vida. Eliminarla es condenarlos a su extinción y el instinto de todo ente vivo es evitar su desaparición. Nos corresponde a los que queremos provocar un cambio tomar el toro por los cuernos y empujar sin parar para que se dé una solución definitiva.

La colonia tronó, no hay que seguir defendiendo lo indefendible. A los partidos no les interesa declararla muerta, pues con ella mueren ellos. Hagamos entonces un frente común repleto de decencia y empujemos una solución ciudadana que provoque un cambio, que detone la evolución y que nos saque de este fango hediondo que me da tanta vergüenza.

maxresdefault

PA` LA PLAZA CON OSCAR NUESTRO HÉROE NACIONAL…HASTA SU LLEGADA…ES HORA DE LEVANTAR LA PATRIA POR EL CAMINO DE LA LIBERTAD

por Edwin Chungo Molina

InformacionAlDesnudo – Aguadilla

Cuando hablas la verdad eres condenado al silencio, la indiferencia o la traición.

¿Qué ha pasado en Puerto Rico desde la invasión de 1898 hasta el presente?

Por más de 118 años, hemos luchado contra la Invasión de Estados Unidos, desde el 1898. Contra la explotación minera, El Súper Puerto y el Súper Tubo. Por 25 años, luchamos por la excarcelación de nuestros 5 Nacionalistas presos, en las cárceles del Imperio. Por 19 años, luchamos por la excarcelación de nuestros prisioneros políticos y de guerras.

Salieron los Nacionalistas, salieron los prisioneros políticos y de guerra…luchamos junto a los Macheteros, contra el Gran Jurado Federal de los Estados Unidos y su corte en nuestra Patria. Alrededor de 300 agentes Federales (USA) asesinaron al Comandante y Líder Machetero Filiberto Ojeda Ríos…Miles y miles de puertorriqueños y puertorriqueñas se apostaron en las calles a todo lo largo y ancho de Puerto Rico, para darle su último adiós al Comandante Filiberto Ojeda Ríos.

Por 60 años. luchamos contra la Marina de Guerra de Estados Unidos, en Culebra y Vieques. Se hicieron campañas de prensa, radiales, de televisión, movilizamos, se hicieron colectas, nombres de personas simpatizantes, números de teléfonos, visitas, a todas horas haciendo contactos con nuestro pueblo, esos valientes que han vencido el miedo. Cientos de horas de planificación de marchas, piquetes, recolección de firmas, visitas en busca de la solidaridad internacional, a Naciones Unidas, a Washington, hasta la China. En busca del apoyo mundial con nuestra causa.

Pronto los servidores coloniales del 1% y el “ sector intermediario “ los políticos amañados, los abogados entreguistas, chulos de la pobreza, partido popular, nuevo progresista, demócrata, republicano y los traidores de la Patria, entraron en acción. Nuevamente se impuso el Síndrome del Miedo….En cuestión de días…todo se había olvidado y la colonia volvió a la calma, como si aquí, ¡NO HA PASADO NADA!

En la Patria se pensaba y anhelaba que al salir: los Nacionalistas, los Prisioneros Políticos y de Guerra, el pueblo en las calles denunciando el vil asesinato del Líder Machetero Filiberto Ojeda Ríos, la Marina de Guerra de Estados Unidos, fuera de Vieques, habría un nuevo despertar de cambio y que pronto se alcanzaría la libertad de la Patria. Pero el “Sector Intermediario” del 1% los corruptos, elitistas, burocrático y traidor troncharon nuestras aspiraciones libertarias.

Es el momento que las grandes mayorías del 99% nos movilizamos a todas las 78 plazas de recreo de Puerto Rico y la Diáspora en Permanente Movilización todos los 29 de cada mes…Comenzando el 29 de Enero 2016…En preparación para recibir a Nuestro Héroe Nacional: Oscar Lopez Rivera. Es tiempo de levantarnos…por más de 118 años hemos estado de rodillas. ¡BASTA YA!

DIA DE LA ESPERANZA DE LA PATRIA...

En preparación para el día en que nuestro héroe nacional y prisionero político Oscar López Rivera sea excarcelado, que comencemos la gran movilización permanente para recibir a OSCAR. Presente, todos los días 29 de cada mes estaremos en las 78 plazas de recreo de Puerto Rico, y la Diáspora conversando, dialogando, cantando, jugando domino, compartiendo experiencias.

Esta es la gran oportunidad de tener libre, a Oscar López Rivera, Nuestro Héroe Nacional en la Patria Colonizada, será el gran momento de la Patria y su Libertador. Con el pueblo movilizado en todos los municipios de Puerto Rico y ciudades de la Diáspora…Con una sola voz…Gritaremos Comandante aquí está su pueblo, ¡Viva Puerto Rico Libre!

ES HORA DE LEVANTAR LA PATRIA POR EL CAMINO DE LA LIBERTAD

https://www.youtube.com/watch?v=UowGQOxzu04#t=606

https://www.youtube.com/watch?v=h3TmNGxOeis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.