Ecuador: el río suena

Por Leonardo Parrini 

Cuando río suena piedras trae, dice un dicho popular. Y esta vez el ruido lo genera la visita de una delegación de congresistas estadounidenses de una llamada Alianza por la Democracia, entre ellos, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, Robert Menéndez y los republicanos Rob Portman, Richard Burr, Ben Sasse y el demócrata Ben Cardin. La comitiva visitará Galápagos, pero no se detalló el propósito del viaje al archipiélago. La embajada norteamericana en Quito señaló que la presencia de los congresistas estadounidenses responde a la “importancia de las relaciones bilaterales, la conservación del medio ambiente y sobre el compromiso de Estados Unidos con Ecuador”.

La pregunta que nos hacemos es: ¿cuál es esa importancia y qué compromisos tienen los Estados Unidos con Ecuador?

La respuesta acaso se la puede encontrar en el hecho de que Menéndez y Cardin son coautores del Proyecto de Ley de Asociación entre Estados Unidos y Ecuador, documento que se votará finalmente en el Senado norteamericano próximamente y que tiene como propósito “fortalecer la relación bilateral mediante el aumento de los lazos económicos y comerciales”. Este es uno de los temas que interesa a Ecuador frente a su socio norteamericano, según declaración del presidente Lasso. En tanto, el tema de la seguridad nacional pasa a un plano protagónico en momentos que Ecuador se convierte en el único aliado potencial -e incondicional- de los Estados Unidos en América Latina, dado el cambio en la correlación de fuerzas de la región que generó “gobiernos progresistas”, de algún modo críticos de la geopolítica norteamericana en la región, como es el caso de Colombia, Perú, Chile, y otros. En esa línea, la visita reciente de la jefa del Comando Sur de Estados Unidos, Laura Richardson, se inscribe dentro de la estrategia global norteamericana para la región, y de manera particular con Ecuador en términos de ejercer control sobre sus políticas de seguridad.

La presencia de los congresistas norteamericanos no hace más que reforzar esta estrategia coyuntural y estructural de los EE.UU frente a nuestro país, que pasa por alinear a Ecuador con los propósitos de los Estados Unidos frente a Colombia y otros gobiernos progresistas o reformistas de la región, y además conseguir una votación diferente al rechazo ecuatoriano del bloqueo estadounidense a Cuba, que nuevamente se votará en noviembre en las Naciones Unidas. Ecuador significa hoy un enclave de interés para el gobierno estadounidense teniendo en cuenta los cambios políticos en la región, sobre todo en países como Colombia, que hasta hace poco era un aliado incondicional de la Casa Blanca.

Desde una óptica crítica, la presencia de los congresistas norteamericanos a Ecuador no es de simple turismo y de allí el ruido provocado en círculos parlamentarios. El asambleísta ecuatoriano, Ricardo Ulcuango, señaló: “Visitas solemnes con senadores de la más recalcitrante ultraderecha estadounidense, que lo único que buscan es transgredir nuestro Estado soberano”. En tanto, diversos sectores políticos y sociales del país coinciden en señalar que su presencia y presión hacia el gobierno ecuatoriano responde a un esfuerzo norteamericano por mejorar su posición geopolítica en la región, en momentos de una clara pérdida de influencia hegemónica de los EE. UU en Latinoamérica. Cuando la hegemonía norteamericana en la región hace agua, el río suena porque piedras trae.

Leonardo Parrini: Periodista ecuatoriano. Fotógrafo. Director-Editor de la revista digital La palabra abierta. Colaborador de las revistas Rocinante y Babieca (Campaña de Lectura Eugenio Espejo). Conductor del programa La Oreja Libertaria, Radio Pichincha 95.3 FM. Autor de los libros La hora del lobo (2000), Decapitar a la Gorgona: ¿la corrupción, una moral de la crisis? (2001), Eva sin paraíso (2003), Diálogo comunitario en democracia (2013), Égüez. La memoria insumisa (2016), Escritos en clave morse (2018), Retrato Íntegro, testimonio vital (2019), El canto de todos (2022). Ha colaborado en Revista Diners como comentarista de obras literarias. Artículo cortesía revista online La palabra abierta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.