Bolivia: guerra de posiciones y movimientos en el paro cívico logiero

Por Rolando Prudencio Briancon

A parte de que en el mundo la modalidad de las guerras híbridas son las que están vigentes, las mismas que son aquellas en las que «dentro la estrategia militar se utilizan toda clase de medios y procedimientos, ya sea la fuerza convencional o cualquier otro medio irregular como la insurgencia para derrotar al enemigo».  En este sentido la declaratoria al Paro Cívico Indefinido declarado por el Comité Interinstiticional de Santa Cruz, se inscribiría en lo que la doctrina militar se conoce como la declaratoria de una Guerra de Posiciones -hasta ahora- que podría derivar en la de una Guerra de Movimientos, dependiendo de cómo evolucione el conflicto.

Las declaraciones, ultimátums, conminatorias y advertencias, etc, incluso hasta los disimulados llamados a que el «gobierno recapacite» sobre su posición, configuran lo que se conoce como el posicionamiento, la determinación de fijar Posición -valga la redundancia- en torno a un objetivo, en este caso la abrogación del decreto supremo 4760 que declara prioridad nacional la realización del Censo para el 2024, y que ya sería parte de la Guerra de Posiciones.

Desde luego que la fase en la que las Posiciones se modifiquen, varíen en su estrategia será a partir de la entrada en vigencia del paro. Es decir, cuando el gobierno y también sus bases leales; así como los cruceños que apoyan el paro se movilicen por hacerlo cumplir, como es el caso de quienes apoyan -unionistas, básicamente como puntas de lanza- el paro; así como por la otra parte, o sea quienes están en contra de la extrema medida, como son quienes han convocado para este viernes al cabildo popular, de donde se elegirán representantes para iniciar la reversión de la medida.

Un tercer actor, es en éste caso es el gobierno quien representando al Estado no debería tomar partido en confrontación alguna, y en todo caso lo que le corresponde hacer, es precisamente evitarla. Claro que de alguna manera el gobierno deberá tomar posición, y la misma no puede ser otra que hacer valer su principio de autoridad, y será en torno de dar cumplimiento a su propia determinación, en este caso la referida norma dictada. Pero también será dar cumplimiento al rol que como tal le corresponde en materia de seguridad. Es decir, garantizar plenamente el respeto a los derechos fundamentales de las personas; como es no sólo el de la libre circulación, artículo 24 de C.P.E., sino el del Trabajo, tal como establece el artículo 46, numeral 1 de la misma.

Pero en el caso del Comité Interinstitucional, y que es quien ha declarado la guerra, atrincherándose sólo en Santa Cruz, pues es el único frente de batalla que le ha declarado la guerra al gobierno, pues el resto de los ocho departamentos aceptaron pacíficamente la postergación.

Claro que ya como parte de la Guerra de Movimientos, el Comité Interinstitucional de Santa Cruz, ha tratado de generar apoyos y alianzas para fortalecer el paro cívico, pero que no han tenido mayor repercusión.

Por contrapartida quienes están en contra de la extrema medida del paro, la toma de Posición se la asumirá de la decisión que se tomará este viernes en el Cabildo Popular en el Plan 3000, y que es más que obvio que se traducirá en revertir los atentatorios efectos que provocará la medida en la vida de la inmensa mayoría de cruceños y; sobre todo para la economía de la grandísima mayoría que no tendrá ingresos para subsistir, a diferencia de la dirigencia del Comité que tendrán asegurado sus suculentos sueldos, tal como impúdicamente y hasta en tono molesto admitió el vicerrector de la Universidad UAGRM Oswaldo Ulloa, durante una entrevista en la red PAT.

Consiguientemente a la conclusión que se llega es que estamos por ahora en la etapa de haberse fijado Posiciones dentro una guerra declarada por las logias, y que a partir de este 22 de octubre estaremos entrando a la guerra de los Movimientos, y que es cuando me atrevo a decir que, por la radicalidad de la medida, como es el carácter  indefinido de la misma, puede significar que les salga el tiro por la culata a quienes la iniciaron.

Pd: hay que tomar en cuenta que en la guerra todas las armas valen, por lo que el gobierno deberá estar atento a que esta declaratoria de guerra no derive en lo que ha sido y es el proyecto separatista y divisionista de la Media Luna, como es terminar en una Guerra Civil.

Rolando Prudencio Briancon: abogado boliviano bolivariano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.