Comunistas chinos deciden el futuro

Por Leonardo Parrini 

En una coyuntura clave para el futuro de la humanidad, una de las organizaciones políticas de mayor influencia en la política internacional de su país, el Partido Comunista de China (PCCH), se apresta a realizar el XX Congreso, instancia en la cual participan 2.296 delegados que se abocarán a discutir acerca de la puesta en práctica de la política de prosperidad común que significa que, una vez superada la meta de eliminación de la extrema pobreza, el PCCh debe ahora considerar la reducción de la brecha de riqueza como su mayor reto en materia económica.

En el ambiente interno, el Congreso elegirá un nuevo Comité Central de 203 miembros, el Buró Político de 25 y su Comité Permanente de nueve integrantes. El principal objetivo en el ámbito internacional del encuentro partidista que tendrá lugar desde el 16 de octubre, será discutir acerca de la creación de la comunidad de destino compartido propuesta por el secretario general Xi Jinping. En el evento se trazará el rumbo para los próximos cinco años de vida del país asiático y su relación en el contexto de la comunidad de naciones, poniendo énfasis en las relaciones con Washington que se encuentran en el punto más bajo, debido a la utilización que EE. UU hace de la particular situación de Taiwán, con el propósito de generar un conflicto que justifique la presencia creciente de las fuerzas militares norteamericanas en los mares adyacentes a China.

En los próximos días -15 y 16 de noviembre- China se prepara a participar en la Cumbre del G-20, máxima instancia que reúne a líderes de potencias mundiales y que esta vez podrían participar en forma presencial los dirigentes de EE. UU y Rusia, evento en que China desempeñará un rol determinante para consolidar al futuro inmediato su condición de potencia.

Relevo generacional

Cuando en el mundo se cuestiona la representatividad de los miembros de las organizaciones políticas, el Congreso del PCCH da cuenta de sus fortalezas y debilidades en la conducción de la sociedad china. En paridad de género el número de mujeres aumentó en un 2,8% respecto del Congreso anterior y solo asciende a un 26,9% del total de miembros, lo cual todavía denota una deuda con la sociedad. Sin embargo, los delegados de las minorías del país al Congreso alcanzan al 11,5% y resulta significativa la presencia del 33,6% de trabajadores vinculados directamente a la producción. el componente etario señala que la edad promedio de los delegados al Congreso es de 52 años, lo cual es expresión de un claro relevo generacional en la política china con apertura a nuevas generaciones a responsabilidades superiores. En ese componente generacional el 18,9% son memores de 45 años y el 59,7% menores de 55 años. Un 52,7%  posee títulos de posgrado y un 36,0% tiene título universitario.

Este nuevo componente generacional se ha destacado en la lucha contra la pobreza y contra la epidemia del Covid-19, así como en la promoción de la innovación tecnológica donde surgen cuadros a los que se les reconoció su esfuerzo mencionándolos como representantes al más importante conclave político donde se decide el futuro del país.

En cuanto a la renovación o permanencia de los líderes históricos chinos, el Congreso del PCCH dirá adiós a la presencia de Jiang Zemin, principal heredero de Deng Xiaoping a sus 96 años sigue influyendo en un sector no menor del PCCh y del Estado. A Jiang se le reconoce como iniciador de una política económica de gran crecimiento, bajo sus principios de “primero eficacia, después justicia”. Xiaoping ha tenido que hacer esfuerzos para derrotar la creciente corrupción emanada del tiempo en que Jiang era la principal autoridad del país.

Xi Jinping sería elegido para un tercer período como secretario general del PCCH, mientras otros importantes líderes parecen haber llegado a su ocaso, entre ellos el actual primer ministro Li Keqiang y el vicepresidente Wang Qishan. También es probable que se jubile Yang Jiechi, máximo responsable de la política exterior del Estado y de la política internacional del PCCh. Se menciona como probable primer ministro de China a Hu Chunhua, y a Li Qiang; Chen Min´er se proyecta como el relevo de Xi Jinping mientras el país chino y el mundo atraviesan un período de turbulencias que reclama de liderazgos firmes.

Leonardo Parrini: Periodista ecuatoriano. Fotógrafo. Director-Editor de la revista digital La palabra abierta. Colaborador de las revistas Rocinante y Babieca (Campaña de Lectura Eugenio Espejo). Conductor del programa La Oreja Libertaria, Radio Pichincha 95.3 FM. Autor de los libros La hora del lobo (2000), Decapitar a la Gorgona: ¿la corrupción, una moral de la crisis? (2001), Eva sin paraíso (2003), Diálogo comunitario en democracia (2013), Égüez. La memoria insumisa (2016), Escritos en clave morse (2018), Retrato Íntegro, testimonio vital (2019), El canto de todos (2022). Ha colaborado en Revista Diners como comentarista de obras literarias. Artículo cortesía revista online La palabra abierta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.