Monitoreo de contexto: lunes 28 de noviembre de 2022

Por Ruy Díaz

La movilización convocada por el gobierno de AMLO para este domingo 27 de noviembre tuvo un record de asistencia sin precedentes…a pesar del mundial.

China visita el Golfo Pérsico

La guerra en Ucrania ha desembocado en una guerra por el gas a nivel global. En ese contexto los chinos llevan ventaja a partir de las negociaciones que realizaron con Qatar previas al mundial de fútbol. Es de esperar, entonces, que Xi Jinping sacudirá al planeta entero con su visita, aunque programada desde hace un año, al Golfo Pérsico, máximo epicentro energético del petróleo y el gas. Xi se reunirá con el príncipe heredero Mohammad bin Salmán (MbS ) de Arabia Saudita, tildado de “paria” por Biden, debido al asesinato del periodista saudita opositor Jamal Khashoggi, del Washington Post, quien coquetea con el ingreso de Riad al bloque geoeconómico ascendente de los “BRICS+.

China busca un “acuerdo petrolero” con Arabia Saudita que “podría significar el comienzo del fin del sistema del petrodólar”. ¿Permutación del añejo petrodólar por el innovativo petroyuan? Arabia Saudita sopesa los planes de Rusia y China de mover eventualmente a Eurasia una nueva divisa comercial lejos del dólar. Una decisión a favor de este movimiento de Arabia Saudita empujaría a otros países del Golfo Pérsico y de Medio Oriente, como Egipto, se inclinen también por los BRICS+. China es el principal socio comercial de Arabia Saudita, que ha cambiado (a diferencia de Europa) su política de una completa sumisión a los intereses de EEUU, a colocar, ahora, primero sus propios intereses nacionales, lo cual no significa una ruptura de relaciones con Washington.  La estrategia rusa de “guerra energética”, que acompasa per se la “guerra de los alimentos”, se acompaña de la irrupción del petroyuan en el Golfo Pérsico y del proyecto del gasoducto Rusia/Turquía Turk Stream que sustituirá a Nord Stream 1 y 2 con Alemania.

Economía alemana en caída libre

Mientras tanto, Robert Habeck, ministro alemán de Economía y Energía, durante una reciente conferencia del Partido Socialdemócrata alertó que existe una alta posibilidad de que la economía del país caiga en una grave recesión. Por su parte el Departamento de Estimaciones Económicas de IFO significó que Alemania perderá 110,000 millones de euros de ingresos reales entre 2021 y 2023 como resultado de la crisis energética.

Se prevé que el PIB tendrá una caída del 0,4% en 2023 mientras que la inflación en septiembre se situó en 10 % y en octubre 10,4 %, los niveles más altos desde la reunificación de Alemania. Para el cierre de 2022 el crecimiento se detendrá en 1,4 % del PIB cuando se estimaba que fuera de 2,2 %.

Con más de 83 millones de habitantes y a pesar de ser el país más rico de Europa, Alemania tiene una tasa de riesgo de pobreza de 15,8 %, o sea, 13, 070, 000 personas.

Reino Unido ralentizado

Por su parte, Gran Bretaña, que ralentizó su crecimiento desde el referendo por el Brexit en 2016 (salida de la UE) y que con la llegada de la Covid-19 en 2020 tuvo una caída del PIB de 9,8 %.En el segundo trimestre de 2022 el PIB solo aumentó 0,2 % en relación con el anterior y en agosto tuvo un descenso de 0,3 % según la Oficina de Estadísticas Nacionales. El FMI auguró que para 2023 la actividad económica británica tendrá una importante desaceleración, con un crecimiento estimado de solo 0,3 %. 

G7 y sus limitaciones

Por otro lado, la Secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, ha propuesto el tope, con otros aliados del Grupo de los 7, como una forma de limitar las ganancias de Rusia sin que se interrumpa el flujo del petróleo ruso a la economía global. El objetivo es dañar las finanzas de Moscú ya la vez evitar un incremento fuerte en el precio del petróleo si el crudo ruso es retirado repentinamente del mercado mundial.

Las compañías de seguros y otras empresas necesarias para los envíos de petróleo sólo podrían aceptar tratar con crudo ruso si tiene un precio igual o inferior al tope. La mayoría de las aseguradoras están ubicadas en la UE o Gran Bretaña y podría requerirse que se apeguen al tope. No obstante, el peligro para las economías occidentales es que se podría eliminar tanto crudo del mercado que los precios del petróleo se dispararían y Moscú obtendría ganancias mayores a partir de cualquier cantidad de petróleo que pueda enviar por barco en desafío al embargo.

Ruy Díaz: docente hondureño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.