Recrudecimiento del conflicto Rusia-Ucrania: capitulación de Zelensky o colapso total de Europa

Por Yoselina Guevara López

Este martes 11 de octubre la Federación de Rusia llevó a cabo un nuevo ataque masivo contra objetivos energéticos y militares de Ucrania. De acuerdo a información emitida por el Ministerio de Defensa ruso, las Fuerzas Armadas de ese país utilizaron en la operación armas de precisión de largo alcance, tanto aéreas como marítimas, contra instalaciones militares y  objetivos preseleccionados del sistema energético ucraniano.

No cabe duda que estamos ante la presencia del recrudecimiento del conflicto Rusia- Ucrania, en el cual Moscú ha tratado de ser lo más comedido posible, si cabe esta definición dentro de un enfrentamiento. Podemos aseverar lo dicho anteriormente dado que la respuesta rusa ha sido razonada a una ofensiva desde Ucrania que abarca hechos contundentes: sabotaje de los oleoductos Nord Stream 1 y 2, el asesinato de Daria Dugina, el ataque en el puente de Crimea, sin mencionar los intentos de incursión desde las filas ucranianas hacia la frontera rusa.

La línea roja del Kremlin

El puente de Crimea había sido señalado por el presidente Vladimir Putin como una “línea roja” infranqueable, de allí que el ataque del sábado 8 de octubre este provocando una dura respuesta desde Moscú. La lluvia de misiles no está perdonando ninguna región ucraniana: desde la capital, Kiev ,la cuna de la Rus; hasta la ciudad portuaria de Odesa, la perla “rusa” del Mar Negro; desde la rusófona Kharkiv hasta la más nacionalista y centroeuropea Leopoli.

La amplitud de la represalia rusa queda subrayada porque al menos tres misiles crucero sobrevolaron el cielo de la neutral Moldavia, lo que provocó la indignación del gobierno de Chișinau, que inmediatamente convocó al embajador de la Federación Rusa en Besarabia Oleg Vasnecov. El hecho de que los proyectiles de alto poder explosivo hayan sobrevolado el depósito de municiones de Cobasna, el mayor de Europa Central y Oriental, con más de 20 mil toneladas de material bélico, es motivo de preocupación para las autoridades moldavas, que temen accidentes irreparables.

Ruptura de los canales de negociación

La explosión de un misil ruso cerca de un centro de la SBU (inteligencia ucraniana) en Kiev revela la creciente propensión de Moscú a liquidar físicamente a los responsables político-militares de Ucrania. Por el momento, los departamentos gubernamentales y los palacios presidenciales no han sido tocados por las ofensivas rusas, pero esto podría cambiar de un momento a otro. El hecho de no atacar los edificios civiles y administrativos donde se suponen que están los negociadores era una forma de tratar de mantener activo un canal de diálogo. Pero hubo una fractura desde el momento en que Zelensky firmó el Decreto Presidencial 679/2022 para prohibir expresamente cualquier negociación con Rusia para un alto al fuego con lo cual desde Ucrania se echó por tierra de tregua o un mínimo indicio de paz.

General Invierno y colapso de Europa

La ofensiva misilística rusa está golpeando la infraestructura eléctrica de Ucrania a las puertas de la estación invernal. Apagar las luces de todo el territorio ucraniano es una forma de anunciar la llegada del “General Invierno”; esta operación está afectando principalmente a la población civil. Con la presión a nivel energético Rusia pareciera estar tratando de llevar a una capitulación a Zelensky, que se niega rotundamente a ser el perdedor, aunque con ello esté arrastrando a la hecatombe a países enteros, porque no se trata solo de Ucrania si no de Europa.

Además este empecinamiento de continuar alimentando el Conflicto Rusia-Ucrania desde Occidente, los gobiernos europeos está dejando claro que poco le interesan las vidas que perecen en Ucrania e inclusive el colapso económico al cual están llevando a todos los países de la UE sin el suministro energético desde Rusia. El único objetivo que está a la vista es la continuidad y la sumisión de Europa a los designios de los Estados Unidos en su afán en contra de Rusia con la ayuda de sus aliados  y la OTAN.

Las predicciones son claras, los habitantes de los países europeos  seguirán rebelándose de manera contundente contra los gobiernos de turno que sostienen la aventura ucraniana. Justamente son las poblaciones de las naciones occidentales las víctimas económicas de los constantes combates en Ucrania, son quienes envían, de su bolsillo y del pago de impuestos,  miles de millones de euros y dólares en efectivo y armamento. Los  presupuestos de estos estados, siendo participes indirectos del conflictos,  que ya presentaban enormes déficits, se hunden en el abismo. La inflación de dos dígitos está afectando dolorosamente a millones de familias que no tendrán calefacción durante el invierno, e inclusive en los niveles más críticos ni siquiera para comer. Son centenares las empresas grandes y pequeñas que  están cerrando, en países de tradición manufacturera como Italia, Alemania, por lo tanto, el desempleo aumentará lo cual es un caldo de cultivo para un estallido social generalizado. Se acerca un invierno frío, pero con seguridad álgido de protestas en el viejo continente, veremos si se hace presente su histórica tradición revolucionaria.

Yoselina Guevara López: comunicadora social, analista política, articulista en diferentes medios internacionales, cuyo trabajo ha sido traducido al inglés, italiano, griego y sueco. Ganadora Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2022 (Venezuela), mención especial Opinión ;Premio Nacional de Periodismo Aníbal Nazoa 2021 (Venezuela);I Concurso Memoria Histórica Comandante Feliciano 2022 (El Salvador) Tercer lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.