Monitoreo de Contexto

Por Ruy Díaz

Corea del Norte

Corea del Norte ha lanzado 23 misiles balísticos en lo que va de 2022 (la mayor cantidad en un año desde que asumió el poder Kim Jong Un), pero solo uno de ellos sobrevoló el territorio de Japón, marcando una escalada considerable en su programa de prueba de armas.

OPEP +

La OPEP+ se reúne hoy 5 de Octubre  en Viena, el primer encuentro presencial de sus integrantes, entre ellos Rusia, desde el inicio de la pandemia. En esta reunión se podría dar el ya previsto anuncio de la OPEP+: la reducción de la producción de hasta 1 millón de barriles por día, lo que a su vez generaría un alza en el precio del petróleo, un escenario que EEUU ha querido evitar a toda cosa.

Si la OPEP+ cumple con los pronósticos, los países que se verán afectados en mayor medida serán los que componen Europa Occidental. La principal víctima va a ser Europa por cuanto estas naciones son importadoras de petróleo por lo que la decisión les impactará directamente. Si aumenta el precio, Alemania, Italia, Francia, Rumanía, Suecia… no tienen ni petróleo ni gas.

Nord Stream

Por otro lado, ya está claro el rol que desempeñó Occidente en las explosiones del sistema de gasoductos Nord Stream el mar Báltico. Rusia tiene datos que ya son públicos sobre las circunstancias de cuándo (maniobras navales de la OTAN en esa zona en septiembre pasado) y cómo (drones submarinos noruegos) fueron plantadas las cargas explosivas sobre los dos gasoductos propiedad de una empresa alemana asociada con la rusa Gazprom.

Fue una operación sofisticada, llevada a cabo sigilosamente en las aguas poco profundas del estrecho danés. En principio eso descarta los submarinos (los barcos que ingresan al Báltico están limitados a un calado de 15 metros). En cuanto a los posibles barcos «invisibles», estos solo podrían moverse en el área de la isla de Bornholm con permiso de Copenhague, porque las aguas alrededor de Borholm están repletas de sensores, lo que refleja el temor a una incursión de submarinos rusos. Esto hace al Gobierno de Dinamarca cómplice necesario en el sabotaje terrorista estadounidense. Un claro indicio de que la OTAN como organización está implicada aunque la principal víctima del sabotaje sea Alemania. El indicio consiste en que poco antes de las explosiones Polonia y Noruega abrieron un gasoducto alternativo que atraviesa Dinamarca y trae gas del Mar del Norte en lugar de traerlo de Rusia.

Ahora bien, el choque energético que está experimentando la UE es enorme y que está afectando más a las personas más pobres de la sociedad. Por esta razón y también para evitar que muchas empresas quiebren los gobiernos deben actuar con urgencia. Desde el punto de vista de la equidad, pero también desde el punto de vista macroeconómico, los gobiernos deberían apoyar la renta y el consumo de las familias y empresas que más sufren.

Esto es lo que ahora está en pleno apogeo en distintos países de Europa, algunos con más generosidad que otros. Sin embargo, la cuestión es cómo financiarlo. Lo más sencillo es que esto se haga contratando nuevos préstamos.

Según el BCE, no es una medida adecuada en la situación actual. De hecho, el Banco Central está intentando atajar la inflación con tipos de interés más altos, lo que solamente es factible cuando la carga de la deuda de los países no es demasiado alta, de lo contrario se provocará una crisis de la deuda en algunos países. Así que es mejor más impuestos que más deudas. Si se apoya a los necesitados y se financia con impuestos más altos, es menos inflacionista que si se amplía el déficit.

La cuestión es, entonces, a quién se va a gravar. La elección de Philip R. Lane es clara: es mejor en este momento ir a buscar el dinero donde está, más concretamente, entre los ricos. No solo piensa en gravar el posible exceso de beneficios de los gigantes de la energía, sino que también quiere apelar a los más pudientes de nuestra sociedad. La gran pregunta es si una parte de estas ayudas no debería financiarse aumentando los impuestos a los que están en mejor situación. Podría tratarse de una subida de impuestos para las rentas altas o para las industrias y empresas que son muy rentables a pesar del choque energético.

Empero, las actuales presiones financieras y los distintos puntos vulnerables de la economía mundial pueden reducir todavía más las magras previsiones de crecimiento de la UE para este año. De cualquier modo, la perspectiva para 2023 es aún más débil, con un crecimiento calculado en un 0,6%, un entorno en el que Francia, con un modesto 1%, estaría a la cabeza del crecimiento (2% en 2022). La dependencia de Alemania respecto a los combustibles fósiles para la producción de electricidad afecta las previsiones de la mayor economía europea por el efecto que se teme en su actividad industrial, la creación de empleo y el aumento del costo de vida.

Datos Económicos

Finalmente el Dow Jones perdió 825 puntos aterrizando en 30, 316 puntos. En tanto, en el petróleo, el crudo Brent se cotizó a $ 91 el WTI a $ 86 el barril y la onza de oro a $ 1,732.

Ruy Díaz: docente hondureño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.