Monitoreo de Contexto: viernes, 4 de noviembre2022

Por Ruy Díaz

Resulta que Estados Unidos compra gas ruso a través de Italia.

Conflicto Rusia-Ucrania

En medio de la operación militar especial rusa en Ucrania, los servicios especiales de Estados Unidos e Inglaterra están reclutando miembros de las organizaciones terroristas internacionales y los transfieren para tomar parte en las hostilidades del lado del régimen de Kiev.

Relaciones Alemania -China

El Canciller alemán, Olaf Scholz, viaja esta semana a Pekín en lo que está resultando ser un viaje muy controvertido. Y es que este tiene lugar en un momento en el que la Unión Europea busca reducir su dependencia de países como China, considerada a la vez por el bloque como un «socio» y «un rival sistémico».

La Comisión Europea advirtió recientemente a los Estados miembros de «no ser ingenuos» cuando se trata de inversiones chinas en infraestructuras críticas europeas. Unas palabras que bien podrían referirse a Scholz, que la semana pasada permitió a China comprar una participación en el puerto de Hamburgo, un centro comercial crucial en Europa.

Nuevo orden mundial

El “orden internacional basado en reglas” definido hace al menos tres siglos por las cañoneras euroamericanas, pero en especial por sus pueblos anglófonos, fue desafiado abiertamente por Rusia. Moscú decidió poner en discusión la idea que la potestad de las reglas solo le corresponde a Occidente, es decir, a Estados Unidos.

Con esta apuesta el mundo quedó dividido en dos, es Bipolar. Un lado occidental y un lado oriental. El lado occidental suele atribuirse hablar en nombre de la comunidad internacional, una ficción de los siete países que en su día fueron los más ricos y poderosos del mundo, el G7, y que en la actualidad representa al 9.8% de la población mundial y 50% de su PBI. Del lado oriental, en caso de que Rusia no sea derrotada, y lo más probable es que no lo sea, su simple acto de insubordinación contra el mandato impuesto después de 1991, inaugura un nuevo orden internacional, con la aparición de una potencia con capacidad y disposición, al parecer, para rivalizar con Occidente y sostener, con sus propias armas, sus intereses estratégicos, sus líneas rojas y su propio sistema de valores.

Rusia rompe definitivamente cualquier tipo de acercamiento con la Unión Europea, y en particular con los países del G7, optando por una alianza geopolítica y una integración duradera con China e India, y aquí comienza lo interesante, porque tanto este bloque como el grupo BRICS+, con la probable inclusión de Argentina, Irán, Egipto, Turquía y la propia Arabia Saudí, se acercaría al 40% de la población mundial y un PIB casi igual al del G7. Ya no habrá una potencia hegemónica o región del mundo que defina unilateralmente sus reglas. Se podrá mostrar a este bloque como un conjunto de referencia mundial en franco proceso de expansión y con proyección global de poder.

Comercio de semiconductores

Por otro lado, según la Asociación de la Industria de Semiconductores de EEUU, en 2021, China tenía el 7% de la cuota de mercado mundial de semiconductores. A modo de comparación, EEUU tenía el 46%, Corea el 21%, Japón el 9%, la UE el 9% y Taiwán el 8%. La investigación del Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de EE.UU. muestra que China depende de las empresas con sede en los EEUU y de sus aliados para poder fabricarlos. La idea entonces es, primero, prohibir la exportación de chips de última generación a China y, en segundo lugar, limitar la exportación de software, equipos y componentes que China necesitaría para establecer una capacidad soberana de fabricación avanzada de semiconductores.

En agosto, EEUU aprobó la Ley CHIPS and Science, que incluía una inversión de 50.000 millones de dólares estadounidenses en la industria nacional de semiconductores que había quedado obsoleta en relación con Taiwán y Corea.

El objetivo declarado de los nuevos controles americanos apunta a limitar la capacidad de China para comprar y fabricar ciertos chips de alta gama utilizados en aplicaciones militares. Esto obstaculizará el desarrollo y el despliegue de inteligencia artificial en todo el país y obstaculizará el progreso chino en comercio electrónico, vehículos autónomos, ciberseguridad, imágenes médicas, descubrimiento de fármacos, modelado climático y mucho más.

Es en ese contexto, que el gobierno alemán está examinando actualmente una adquisición de la producción de chips de la empresa Elmos de Dortmund por parte del competidor sueco Silex, una subsidiaria del grupo chino Sai Microelectronics. Las pruebas están actualmente en curso y aún no se han completado.

El mundo ya está experimentando una escasez global de chips , particularmente del tipo de los menos sofisticados, producidos en China. China también domina el 80% de la cadena de suministro global de elementos de tierras raras que son esenciales para la mayoría de los componentes de alta tecnología.

Esta disputa es diferente del desacuerdo por la entrada de la naviera estatal china Cosco a manejar una terminal del puerto de Hamburgo, donde por cierto, las compañías navieras chinas ya son copropietarias en muchos puertos de Europa. Cosco actualmente posee acciones en al menos diez terminales navieras europeas: Róterdam, Zeebrugge, Amberes, Valencia, Bilbao, Génova, El Pireo, Las Palmas, Nápoles, Marsella. China Merchants, otra empresa naviera estatal, tiene intereses en al menos ocho puertos europeos, lo que muestra que la compra de empresas y el dinero pueden fluir como el agua en las grietas y facilitar la apropiación de innovaciones.

Datos Económicos

Finalmente el Dow Jones perdió 145 puntos aterrizando en 32,001 puntos. En tanto, en el petróleo, el crudo Brent se cotizó a $ 94 el WTI a $ 88 el barril y la onza de oro a $ 1,631.

Ruy Díaz: docente hondureño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.