Brasil irá a un balotaje histórico el 30 de octubre en un clima de profunda polarización

Por Yoselina Guevara López

En las elecciones generales celebradas en Brasil el domingo 2 de octubre, ninguno de los principales candidatos a la silla presidencial consiguió el 50% de los votos necesarios para ganar en la primera vuelta. El regreso del ex presidente Lula chocó con un apoyo a Bolsonaro más fuerte de lo esperado.

En la primera vuelta de los comicios el número de votos alcanzados por los dos candidatos que irán al balotaje el 30 de octubre, dibujan un país profundamente dividido. Lula obtuvo 57 millones de votos y lideró con el 48,40% en la primera vuelta, Bolsonaro le siguió de cerca con 51 millones de votos y el 43,22%; ambos  pulverizaron al resto de los aspirantes.

Violencia Fascista contra la izquierda

Para quienes seguían los resultados de las elecciones fue un golpe el avance de Bolsonaro sobre Lula, ganando en estados emblemáticos, no cabe duda que fue totalmente inesperado el margen entre ambos mucho menor de lo que señalaban las encuestas. Causa asombro que una parte de Brasil haya votado por un gobernante que ha puesto en práctica políticas que solo pueden calificadas de genocidas e irresponsables, tal cual como señaló el filósofo Frei Betto, que causaron la muerte de alrededor de 700 mil personas durante la pandemia del Covid-19.

La segunda vuelta expone a Lula a varios riesgos, entre ellos la posibilidad de que Bolsonaro una contra el expresidente toda la parafernalia de acusaciones falsas y engañosas sobre la corrupción, al que se añade una dosis de movilización política y paramilitar que ha tenido su efecto en el crescendo de violencia de las últimas semanas contra la campaña electoral de los progresistas.

No olvidemos que la violencia fascista de la extrema derecha ha sido desde siempre su marca distintiva, para muestra un botón. El 10 de julio de 2022, el guardia municipal Marcelo Aloizio De Arruda, militante del Partido de los Trabajadores, fue asesinado durante su fiesta de cumpleaños en un centro del partido PT en Foz do Iguacu (estado de Paraná) cuando Jorge Guaranho, funcionario de prisiones federales, irrumpió en la reunión de activistas de izquierda gritando que era partidario del presidente Bolsonaro y disparando a De Arruda. En Ceará el 24 de septiembre, Antonio Carlos Silva, un agricultor, fue asesinado después de responder a una pregunta hecha por Edmilson Freire, un partidario de Bolsonaro. Según testigos presenciales, Freire entró en un bar y gritó “¿quién apoya a Lula?”, y cuando Silva dijo que votaría por Lula, Freire lo apuñaló causándole la muerte.

En este clima polarizado Lula deberá apuntar a la victoria en los estados clave en los cuales  puede acortar distancias con la derecha para alcanzar el ansiado 50% más uno de los votos. En la lista están  Sao Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais, la frontera agrícola del Centro-Oeste y el Sur, populosas entidades federales en las que Bolsonaro ha obtenido mejores resultados y donde el objetivo será el electorado popular urbano. Lula sigue siendo imbatible en los estados pobres del Nordeste y en la Amazonia, y las proyecciones son que debería ganar con el mismo porcentaje o aumentar.

Desaparece la retórica del fraude

Bolsonaro por su parte se enfrenta a un resultado electoral satisfactorio que puede ser la base de su consolidación política, pero que al mismo tiempo desmiente gran parte de la propaganda realizada en los últimos meses sobre conspiraciones y fraudes destinados a defenestrarlo reduciendo su victoria en las urnas.

Los resultados de las votaciones para el Parlamento y las gobernaciones estatales señalan el posicionamiento de las figuras más controvertidas del  ámbito político de Bolsonaro. Tal es el caso del ex ministro de salud de Bolsonaro, Eduardo Pazzuelo, que se convirtió en diputado por Río de Janeiro, y su ex ministro de medio ambiente Ricardo Salles. Pazzuelo es el hombre de la hidroxicloroquina vendida como la cura milagrosa contra el coronavirus, por su parte Salles fue el artífice del asalto económico a la Amazonia y su devastación.

Además estos resultados demuestran que el avance de las fuerzas reaccionarias en Brasil sigue imparable;  impulsado sobre todo por el crecimiento constante de los fieles de las iglesias evangélicas, un voto silencioso que probablemente no se reflejó en las encuestas. La votación del sector religioso, no puede ser subestimada, es el producto de un trabajo ideológico constante, diario y semanal que realizan a través de una organización piramidal en la cual utilizan los preceptos religiosos como fundamento político. No olvidemos que estas iglesias provienen de los Estados Unidos, con estrechas vinculaciones con el Estado de Israel; y tienen sus cimientos en los estados republicanos como modelo político y cultural.

Balotaje histórico

El balotaje del 30 de octubre será histórico, se enfrentarán dos visiones diferentes, que inclusive pueden ser consideradas dos épocas distintas en  la historia del gigante suramericano. Por un lado, Lula, el presidente del renacimiento de Brasil, de la entrada en el G20, de Unasur, de los Brics, de la lucha sostenida contra la pobreza. Por otro lado el saliente presidente Jair Bolsonaro que ha demostrado cómo la derecha radical brasileña tiene su propio espacio de expresión en las urnas, un populista y justicialista que en 2018 consiguió una avalancha de votos por una agenda neoliberal en el ámbito económico, por su apuesta por la seguridad, por su deseo de acabar con la corrupción endémica, y el cual  se  convirtió en el aliado cercano de nefastos líderes como Donald Trump y Benjamin Netanyahu. En un Brasil puesto de rodillas por la pandemia y en estancamiento económico solo resta esperar la decisión del pueblo en la voz de millones de electores y electoras.

Yoselina Guevara López: comunicadora social, analista política, articulista en diferentes medios internacionales, cuyo trabajo ha sido traducido al inglés, italiano, griego y sueco. Ganadora en Venezuela del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2022, mención especial Opinión y Premio Nacional de Periodismo Aníbal Nazoa 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.