7 claves para entender las protestas de Hong Kong

HONG KONG-CHINA-POLITICS-DEMOCRACY

Resumen Latinoamericano/Nicolás Bianchi/Notas – La última semana Hong Kong estuvo en el centro de la escena mundial debido a masivas protestas protagonizadas por jóvenes que protestan contra el sistema político. ¿Quién gobierna la isla? ¿Qué reclaman? ¿Quiénes son los manifestantes? Toda la información necesaria para comprender el conflicto.

1.¿Quién gobierna Hong Kong?

Hong Kong fue colonia británica hasta 1997, cuando fue traspasada a China de conformidad con los acuerdos de 1984 entre el gigante asiático y Gran Bretaña. Deng Xiaoping, líder chino de aquél entonces, ideó la fórmula “un país, dos sistemas”, por el cual se respetó la autonomía de Hong Kong. Actualmente es una Región Administrativa Especial dentro de la República Popular China.

2.¿Quiénes son los manifestantes y que reclaman?

Las protestas fueron iniciadas y fogueadas por el movimiento Ocuppy Central, un grupo de estudiantes universitarios “prodemocráticos”. Occupy Central es un movimiento de desobediencia civil nacido en 2013, cuyo objetivo es paralizar la actividad en el distrito Central, el corazón financiero y comercial de la ciudad, hasta que se reformen los mecanismos de selección de candidatos para las elecciones generales.

Con el correr de los días se fue sumando cada vez más gente autónoma, por lo que Ocuppy Central no dirige las protestas sino que es un actor de peso. Entre una gran cantidad difusa de consignas que sostienen los manifestantes, lo que aglutina al movimiento son dos cuestiones: 1) la democratización de los mecanismos de selección de los candidatos en las elecciones y 2) la renuncia del Jefe de Estado de Hong Kong.

Actualmente, los candidatos a Jefe de Estado de Hong Kong son elegidos por un Comité de Notables de China conformado por 1.200 miembros del Partido Comunista, que seleccionan a los candidatos siguiendo parámetros de “idoneidad y patriotismo”. Luego la población elige entre dichos candidatos mediante sufragio universal.

La constitución de Hong Kong (Ley Básica) señala que “la última meta es la selección del Jefe del Ejecutivo por sufragio universal tras nominación por un comité con amplia representación y de acuerdo con procedimientos democráticos”. Por esta razón, si bien el reclamo es legítimo, la elección de los candidatos por parte del Comité de Notables se encuentra de conformidad con la constitución de Hong Kong y con el sistema político unipartidista que rige en China.

3.¿Existen antecedentes de protestas de este tipo?

Si, existen antecedentes de protestas de este tipo. Pero no se trata de las famosas protestas de Tiananmen de 1989, cuyo fantasma es agitado una y otra vez por los medios internacionales, excitados ante la posibilidad de que estas protestas deriven en una masacre. Este movimiento no tiene correlato con aquel de 1989. De hecho los estudiantes de Hong Kong toman como figura representativa de las protestas a Deng Xiaoping, el líder chino reformista inventor de la fórmula “un país, dos sistemas” y responsable político de aquella triste masacre en la plaza de Tiananmen que costó la vida a 2.500 personas (según la Cruz Roja China).

El antecedente mediato de estas protestas debe buscarse en Hong Kong. En el año 2012 más de 100 mil personas se manifestaron contra la reforma de los planes de estudio, que tenía por objetivo apuntalar el patriotismo y el comunismo en la población. Finalmente, tras una serie de manifestaciones, en una sorpresiva decisión del gobierno chino, el Programa de Educación Moral Nacional fue descartado.

4.¿Por qué se le llama “la revolución de los paraguas”?

Los paraguas son utilizados por los manifestantes para evitar ser rociados con el gas pimienta que arrojan al aire las fuerzas policiales. La efectividad de este método hizo que se popularizara rápidamente y que el movimiento Occupy Central incluyera esta forma de protección en el manual que distribuye entre los manifestantes. En dicho manual se subraya la importancia de la no violencia y de no ceder ante las provocaciones policiales.

5.¿Cuál es la postura de China?

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hua Chunying calificó las protestas de “asamblea ilegal” y sostuvo que “debilitan el orden social y el estado de derecho” en el territorio.

A pesar de ello, por el momento China ha decidido no intervenir y dejar la solución del conflicto en manos del Ejecutivo de Hong Kong. La renuncia del Jefe de Estado de Hong Kong podría apaciguar los ánimos de los manifestantes. En ese sentido, Chan Kin-man, cofundador de Occupy Central, ha dicho: “Si Leung Chun-ying anuncia su dimisión, esta ocupación parará al menos temporalmente por un corto periodo de tiempo, y luego decidiremos nuestra próximo movimiento”. Es posible que China esté dispuesta a jugar esa carta oportunamente.

Por otra parte, es poco probable que el gigante asiático cambie en este momento el sistema de selección de candidatos en Hong Kong, principalmente para evitar un efecto contagio en otras regiones reacias al poder central del país, como Taiwán o el Tíbet.

6.¿Cuál es la postura internacional?

Preocupados por la estabilidad de uno de los centros financieros más importantes del mundo, y en una clara violación del principio de no interferencia en los asuntos internos de los estados, Gran Bretaña y Estados Unidos se han pronunciado acerca de las manifestaciones. El gobierno de Gran Bretaña, aseguró estar preocupado por la situación y pidió que se proteja la libertad de expresión.

Por su parte, Estados Unidos dijo que apoya las “aspiraciones del pueblo”. “Estados Unidos apoya el sufragio universal en Hong Kong de acuerdo a la ley fundamental y las aspiraciones del pueblo de Hong Kong”, dijo el lunes el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Además, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying, dijo durante una rueda de prensa: “nos oponemos a la interferencia extranjera, por parte de cualquier país, en los asuntos internos de China”.

7.¿Las protestas gozan de la simpatía popular?

La ciudad se encuentra dividida. Según los sondeos de opinión que se difundieron en los medios internacionales, el 46% de la población no respalda las protestas, mientras que quienes las apoyan se sitúan alrededor del 31%.

Entre quienes se encuentran en contra de las protestas, Milk Ingrid Tank, una peluquera de 27 años, ha comentado que los manifestantes no aceptan “que Hong Kong es parte de China” y que todavía piensan que la ex colonia británica sigue siendo una ciudad capitalista.

En la otra vereda, Yeeman Hui, una trabajadora de la construcción es parte de las manifestaciones porque “luchamos para que Hong Kong pueda tener un liderazgo que trabaje por el interés de la ciudad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.