MÉXICO: Estado de corrupción — Estado de terror

policías

por Mumía Abú-Jamal

InformacionAlDesnudo – Texas

La desaparición de 43 estudiantes en México, hecha posible por la profunda corrupción de los políticos y de la policía, ha sacudido fuertemente a la nación entera en formas no vistas desde 1968.

En aquel entonces, como ahora, las protestas de los estudiantes contra las fallas y la corrupción del Estado llegaron a su punto de crísis – chispas de rebelión y del rechazo social del podrido status quo mexicano.

Con las noticias que la policía local de Iguala, Estado de Guerrero, por orden del corrupto alcalde, secuestró a 43 estudiantes universitarios y los entregó a pistoleros de una banda de narcotraficantes, se han abierto de golpe las puertas a protestas en toda la nación y al desprecio y rechazo general del gobierno. Porque ésto revela, con absoluta claridad, que el Estado mexicano es tán corrupto que no hay diferencia entre los políticos, los policías y los narcos que trafican las drogas. Todos ellos están metidos en el mismo juego sucio del dinero, la violencia y el crimen.

10001415733104jpg-700x466

Ellos son hermanos de la misma camada.

Porque cuando la clase política traiciona a la juventud, y la policía traiciona sus juramentos, se convierten en nada menos que en maleantes con otro nombre, cómplices participantes en el crimen.

Ellos prueban que bajo el neo-liberalismo, el Estado mismo está en venta al mejor postor.

Y por éso son gángsters.

Porque el capitalismo lo compra todo, y en consecuencia, lo corrompe todo.

SUNP0234

Y… Si tu crees que un simple alcalde ordenó el asesinato de docenas de estudiantes solo con su palabra — ¡Te ofrezco un puente que quiero vender en Brooklyn, Nueva York!

Ésto apunta a un sistema de corrupción que sigilosamente se mueve penetrando todo el sistema del gobierno mexicano. El periodista norteamericano, John Gibler, en su libro, Morir en México, (To Die in Mexico: Dispatches from Inside the Drug War, City Lights, 2011), dice que la corrupción en México es en verdad sistémica, donde los carteles de drogas en realidad gobiernan estados mexicanos enteros.

0

Gibler explica las dimensiones de la llamada «guerra contra las drogas» en México, y la omnipresencia del miedo que resulta de esa guerra:

En las zonas de batalla de la guerra contra las drogas, donde los soldados puestos en las calles para “evitar que las drogas alcancen a sus hijos” disparan en cambio contra esos menores, donde los más crueles asesinos a sueldo son llamados Los Barbies, donde la policía te va a decir que ellos no investigan casos de asesinato porque tienen miedo, las ambulancias no llevan al hospital a heridos de bala por temor a que regresen los asesinos a dar los tiros fatales a sus víctimas cuando los están llevando al hospital; en un lugar donde esos aburdos son lo normal…

En México, los carteles de drogas compran, y manejan, a gobernadores, alcaldes, otros políticos y a departamentos de policía enteros.

Todos trabajan para ellos, para los carteles.

Ésto explica, y hace posible, el ataque, «los arrestos», y la masacre de los estudiantes universitarios de Ayotzinapa, que vinieron a protestar a Iguala. Cuarentitrés jóvenes.

1555396_607381382721532_2312141985677559098_n

Lo que nosotros estamos viendo hoy es simple: terrorismo del estado.

–© ‘14maj

Traducción libre del inglés enviado por

Fatirah Aziz, [email protected], hecha en 

REFUGIO DEL RÍO GRANDE, Texas, EE.UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.