Indigencia, guarimbas y asesinatos selectivos contra la Revolución Bolivariana | Información al Desnudo

Indigencia, guarimbas y asesinatos selectivos contra la Revolución Bolivariana

index
Por: Iván Padilla Bravo | Sábado, 04/10/2014 07:34 PM |

Aporrea.org

“Disculpen que les moleste… ¿Quién me regala unas buenastaldes? …¿Qué genteducada me da las buenastaldes?”… Repite insistentemente en los vagones del Metro de Caracas algún indigente mugriento, hediondo y mal vestido o, por igual, de vestimenta limpia y planchadita… siempre con agresivos ”buenos modales”.
Los argumentos van desde “necesito comer”, “me estoy muriendo de hambre”, pasando por aparentes urgencias de comprar alguna medicina, antibióticos o acetaminofen, algodones, jeringas, bolsas colectoras de excretas y llegando a los extremos de “estoy recogiendo porque mañana mismo voy a morir de sida y quiero un entierro decente”.
Siempre alguien generoso o invadido de miedos, les da algo de dinero. En realidad nuestro pueblo es sobradamente generoso. Hay quienes escuchan atentos y conmovidos los discursos. Otros con miradas asustadizas no saben si a quien tienen en frente desenfundará un arma y asaltará el vagón completo. Las letanías de los pedigueños son más o menos idénticas y se inscriben en contextos donde los hospitales no sirven, los retrovirales para pacientes con VIH no se consiguen, la sutura en una emergencia es inexistente y cualquier examen, radiografías, resonancias magnéticas  o tomografías son inaccesibles porque, dicen, son muy costosas.

images
Las y los pasajeros que saben que los servicios de salud fueron radicalmente transformados desde los primeros “Barrio Adentro” pasando por los CDI y macrohospitales como el Cardiológico infantil y los materno-infantiles, se preguntan: “¿dónde fue a parar todo lo que hizo Chávez?”. Dudan entre los saldos de salud en revolución y los discursos actorales de las y los limosneros que tienen al frente.
Lo cierto es que, en muy poco tiempo, ha estallado una proliferación de dramáticos pedigüeños en los que coincide un mismo discurso del caos, de la crisis, de un país empobrecido, miserabilizado, sin nada… en fin, un país en el que ya no se puede vivir.
Es un escenario, financiado e inscrito dentro de los mismos planes terroristas que exacervan la inseguridad asaltando en busetas con armas largas de combate para quitar a un par de pasajeros un reloj de pulcera o un celular de poco valor. Son asaltantes colocados en escena para asustar, para sembrar terror, para sacar frases y pensamientos de “en este país ya no se puede vivir”.
Son agentes financiados por el imperio, entrenados por el narcotráfico y el paramilitarismo que dirige el capo Álvaro Uribe Vélez desde el vecino país, Colombia. Son agentes con funciones específicas, al igual que las que desempeñan en su campo quienes escondes los productos básicos de alimentación, limpieza y sanidad o asesinan a mansalva, empuñando armas blancas y con destrezas de entrenados comandos paramilitares que actúan con saña, alevosía, planificación y nocturnidad.
Estamos en una guerra, declarada unilateralmente por el imperio estadounidense, por los enemigos de la Revolución Bolivariana y utilizada, con la inversión de altísimos recursos, para la desestabilización de nuestra democracia, de nuestro gobierno, de nuestra paz. Es la articulación fría y casi perfecta de indigencia, guarimbas, asaltos y asesinatos selectivos, acaparamiento de productos y reiterada campaña mediática, nacional e internacional.
El pueblo patriota, chavista, revolucionario, socialista, no puede ni debe bajar la guardia. La guerra contra nuestra revolución, contra nuestro pueblo, contra nuestra patria, no es juego ni invención. El asesinato de nuestros camaradas Robert Serra y María Herrera, no son casos fortuitos ni aislados, como tampoco lo han sido los de Eliécer Otaiza, de Danilo Anderson ni el de Mónica Spear, por nombrar solo algunos.
El ataque es por distintos flancos y a ninguno de ellos los debemos descuidar. Nuestras principales armas son las de la conciencia y de la firmeza de patriotas. Lo que no podemos es querer “optar entre morir o vencer: ¡Necesario es vencer!”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada. En Información al Desnudo queremos mantener un debate de altura, no se aceptan por lo tanto comentarios que incluyan; insultos, amenazas, xenofobia, lenguaje obsceno, enlaces externos o Spam.


*


Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

A %d blogueros les gusta esto: