EL RELATOR DE LA ONU, EL GAO Y PROMESA

Por Lcda. Aleida Centeno Rodríguez

El Partido Nacionalista de Puerto Rico, Movimiento Libertador, ha quedado confirmado nuevamente. El Relator de la Organización de Naciones Unidas (ONU), hizo un informe, publicado el 30 de mayo de 2018, en el que señala que Puerto Rico no tiene gobierno.

Desde el Siglo pasado hemos denunciado que el Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA) no es gobierno, ES administración colonial irresponsable. La ONU nos confirma, igual que nos confirmó los casos de Sánchez Valle y Franklin, en el Tribunal Supremo, en el 2016.

Lo que resulta más relevante es el momento histórico en que la ONU se expresa. Hace menos de un mes se circuló el Informe de la Oficina del Contable General, GAO, de los Estados Unidos, sobre Puerto Rico.

El informe del relator le da cientos de pescozones al GAO. En primer lugar, desacredita su teoría de “gobierno corrupto criollo” como único responsable del descalabro económico de Puerto Rico y confirma el estudio de principios de 2018, de la revista de Harvard, que señala al ELA como una colonia; y a la alegada deuda como responsabilidad de Estados Unidos.

En segundo lugar, tira por el piso la teoría del informe del GAO, de que Puerto Rico llevaba sus cuentas con el valor del dólar de 1954 y que por eso surgen las discrepancias tan desastrosas en el volumen total de la alegada deuda, al actualizar el valor del dólar al día de hoy.  Puerto Rico está impedido de  avalar al dólar como nación.  Eso lo que puede hacer una nación soberana, como por ejemplo Ecuador, que tiene su moneda dolarizada.

A Puerto Rico se le impone una de las monedas más devaluadas del planeta. Los bonos, los negoció el Congreso de USA directamente con bonistas IMPUESTOS POR ELLOS en dólares, según su valor. Ahora, para dar validez a sus acciones imperialistas, vienen con la teoría de que la administración colonial no ajustaba el dólar ya devaluado.  Esta es una de las teorías del GAO para dar validez a la acción del Congreso al imponernos PROMESA.

PROMESA, en su Artículo 2, inviste de inmunidad soberana y concede toda autoridad a una Junta, que es engendro contrario a toda forma de gobierno republicano.  La Junta puede llevar a cabo todas las funciones del ejecutivo, del legislativo y está investido de autoridad para establecer jurisdicción a favor de la corte de Estados Unidos.

Está facultada para procesar a los jueces y al gobernador por incumplimiento a sus órdenes. PROMESA faculta a la Junta de poderes similares a una dictadura. En nuestro caso una dictadura colonial, imperialista y capitalista en donde quien único legisla y ejecuta es la Junta a favor de personas jurídicas o naturales extranjeras. Esa dictadura puede robar nuestros recursos naturales como los minerales del centro de la isla y el agua.

Entre sus facultades también está establecer deuda. Sólo la Junta tiene autoridad para determinar la deuda y también de corregirla cuantas veces sea necesario. La definición de deuda expone que la deuda establecida por la Junta es inapelable y que se le podrá incorporar partidas que se consideren pagadas.

En esa Junta participa José García, un gestor del Reglamento de Remoción de Corteza Terrestre, autorizado en el 2012, durante la administración colonial de Fortuño. El Reglamento permite explotar roca mineralizada con el pago de impuestos a $1.00 por metro cubico en dólares devaluados, según admite el GAO.

El tal José García, entre otros buitres criollos, como José Carrión III, y José Ramón González, provienen del grupo que formalizó la alegada deuda mediante el Comité Asesor de Reforma Fiscal, CAREF en el 2008.

Esos buitres criollos se suman a los buitres con mayúscula en el Congreso de los Estados Unidos, y sus bonistas, actuando todos de acuerdo en contra de la nación de Puerto Rico.

La deuda alegada por Estados Unidos a Puerto Rico no reconoce las operaciones militares en Puerto Rico y el hecho de que los USA utiliza más del 25% del territorio nacional para usos militares. Según Edward Snowden, en Puerto Rico existe PRISM. Denuncia que PRISM le sirve a los Estados Unidos para espiar las comunicaciones de todo el planeta. Con esa ventaja, hacemos a los USA inmensamente ricos e inmensamente poderosos con armamento con capacidad nuclear y almacenaje de ojivas nucleares.

Los USA nos explota sistemáticamente. Un caso importante decidido contra el pueblo de Puerto Rico, es United States v. Puerto Rico, No. 01-2124, decidido ante el Tribunal de Apelaciones, 2001, ante el Primer Circuito de Boston y referente a nuestra agua. Decidió que los USA tiene inmunidad soberana sobre nuestra agua dulce. Es un decreto imperial que contradice sus propias leyes, que surgen de la Enmienda McCarran.

La Enmienda McCarran estableció que cuando una división del gobierno federal interese agua, tiene que someterse a un proceso administrativo, competitivo, con los vecinos que también necesitan agua. Eso es así en Estados Unidos continentales, pero no en su colonia, donde por virtud del caso United States of América vs Puerto Rico Commonwealth, supra, disfrutan inmunidad soberana, concepto del Siglo XIX, y con el cual diariamente se roban millones de galones de nuestra agua del Rio Blanco para operaciones militares. Agua que no entra en ninguna contabilidad de sus alegadas deudas.

Estados Unidos negoció en 1944, con México, una deuda. La moneda de intercambio fue agua. Y nosotros no cobramos por el agua que Estados Unidos nos roba.

Otro aspecto que la nación tiene que conocer es que del portal del presupuesto de PROMESA, surge, que comenzando en el 2027, inician 4 periodos de 10 años, que serán dedicados a implementar las leyes que la Junta haya legislado. Establece que PROMESA acaba cuando se implemente la última ley impuesta, o sea después del 2067.

Puerto Rico es una colonia, admitido por USA, quien ha desenmascarado al estado libre asociado de su alegado mísero poder. El ELA, es incapaz de negociar como nación, por ende, tampoco como nación tenemos capacidad para endeudarnos.

La colonia permite al imperio contratar a nuestro nombre, imponernos el pago del costo de la administración colonial y no reconocer el uso militar dado a nuestro territorio nacional así como tampoco reconocer ni una gota del agua robada del Rio Blanco, ni el uso de la ionosfera para espiar al planeta y enriquecerse a costa nuestra.

En la contabilidad de la alegada deuda, tampoco reconocen los usos experimentales  y las ganancias netas por sus operaciones en nuestro territorio nacional.  Estados Unidos alega, única administración con poder negociador, que debemos a personas privadas. Personas jurídicas y naturales que han podido llegar aquí por virtud de su invasión militar, genocida e ilegal, continua por 119 años. Por eso reclamamos: ¡No debemos!  ¡Nos debe el imperio!

Albizu Campos señaló que la colonia es irresponsable. El descalabro económico y PROMESA, con su estructura dictatorial, confirman sus señalamientos acertados. La corrupción es su consecuencia. La colonia es irresponsable al desarraigarnos de nuestra riqueza material y capacidad productiva para ponerla en manos extrañas.

Albizu abogó por un gobierno responsable hacia la nación puertorriqueña. Hoy día, el Partido Nacionalista se reafirma en ese compromiso y lo amplia a la protección del medioambiente, la justicia social, una nación que promueve el trabajo, la equidad de género, y el desarrollo de una economía sostenible, sustentable, e insertada en el concierto de naciones latinoamericanas.

Nuestros planteamientos tienen vigencia desde el Siglo antepasado, iniciados por Bolívar, y siguen vigentes al día de hoy.  Urge que la nación comprenda que para poder regir nuestro destino, tenemos que luchar por la independencia.

¡Abajo la Colonia con su juntilla!

¡Viva Albizu!

¡Viva Puerto Rico Libre!

Jose M Lopez Ismael

Nací en NYC. Me mudé a Puerto Rico en el 1980 donde eventualmente me convertí en independentista al ver que PR no se administra para los boricuas. Me retiré tempranamente de la pedagogía para luchar 24/7 por la descolonización de Puerto Rico a través de marchas pacíficas anuales y empujar a la ONU hacer su trabajo. Necesitaremos un tsunami de gente protestando permanentemente para obligar a USA a cumplir con la ley internacional que prohíbe el coloniaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.