El presidente Argentino Mauricio Macri y su premio“2018 Global Citizen Award”

Subject: Los abajo firmantes cuestionamos el premio “2018 Global Citizen Award…

Los abajo firmantes cuestionamos el premio “2018 Global Citizen Award”, que recibirá el presidente Argentino Mauricio Macri de parte de la organización Atlantic Council, por “su dedicación incansable y desinteresada con su país y su gente”.

Nuestro rechazo está fundado en datos que demuestran que la labor del presidente Macri ha empobrecido notablemente a la población y ha endeudado al país.

Es incalculable la pérdida en calidad de vida y de las instituciones a la que ha llevado la debacle del gobierno de Mauricio Macri. Basta echar una ojeada a los diarios internacionales para darse cuenta de que miles de argentinos protestan en las calles cada día; que ha habido saqueos porque la gente no tiene para comer; y que hay temores fundados de llegar a una crisis similar a la de 2001, que culminó con la renuncia del entonces presidente Fernando De la Rua y dejo un total de 39 muertos por la represión.

El presidente Macri llegó al poder con una campaña engañosa, prometiendo al electorado que iría a mantener “lo que estaba bien”, que no devaluaría la moneda, que llegaría a “pobreza 0”, que respetaría el diálogo con la oposición, y que combatiría la corrupción. Ninguna de estas promesas ha cumplido, como se detalla a continuación:

El presidente Macri recibió el país sin deuda, a fines de 2015.

Hoy se estima que la deuda representa el 80% del PBI, y que a fin de este año puede llegar a 107,4%.

La inflación alcanzo el 34,5% en agosto, y se proyecta que a fin de año alcanzará el 48%. Argentina ocupa actualmente el cuarto puesto en el mundo en este índice.

El peso argentino pasó a ser el más devaluado del año en el mundo, perdiendo un 50% su valor desde enero de 2018, y sumando un 75% desde que el presidente Macri asumió la jefatura de gobierno. El gobierno ha vuelto a acudir a un préstamo del FMI para cubrir la fuga de capitales, y debe pagar 98 mil millones de dólares de deuda externa hasta diciembre de 2019.

En lo que va del año, se fugaron capitales por, más de 52 mil millones de dólares.

El presidente Macri ha tomado las peores decisiones para tratar de encaminar la economía: el cierre de ministerios como el de Trabajo, Salud, Ciencia y Tecnología, Turismo y Medio Ambiente, entre otros. Esto significa el recorte de programas y el despido de miles de trabajadores, que se sumarán a los otros miles que ya han cesanteado en el sector público y el privado.

La inflación galopante ha empujado a la pobreza a millones de argentinos, por lo que en este momento el 31,4% de la población es pobre, y se espera que esta cifra aumente hasta el final del mandato del presidente. En un país que podría alimentar a 400 millones de personas, el 33,8% de los niños asiste regularmente a comedores populares, porque sus familias no pueden garantizarles el sustento mínimo.

Los continuos recortes en áreas sensibles como salud ha llevado al gobierno a suspender vacunas como la del meningococo, el envío de retrovirales para personas con VIH, tratamientos para hepatitis y

cáncer, diálisis, recorte de medicamentos para jubilados, o el programa Incluir Salud, destinado a la población discapacitada carente de recursos. Ee recorte esta trayendo ya víctimas fatales.

La educación pública y gratuita, que posibilitó históricamente el acceso universal a este derecho, también está en crisis. En la Argentina del gobierno Macri, las universidades públicas se mantienen en paro desde hace más de un mes. El gremio docente ha denunciado que el ajuste de la Alianza Cambiemos “ha conducido a las instituciones que deben garantizar la educación y la producción de conocimiento en nuestro país a un nivel de crisis que torna insostenible su adecuado funcionamiento.”

Al tiempo que se recortan gastos esenciales para salud y educación, se aumenta el presupuesto para las fuerzas de seguridad.

El gobierno de Macri arrancó con un mensaje inequívoco de represión y persecución política a los opositores. En este momento, el país cuenta con aproximadamente 70 presos políticos, la mayoría de ellos detenidos o condenados sin causa

El 1 de agosto de 2017, el joven Santiago Maldonado fue desaparecido durante una protesta en defensa de los derechos de la comunidad mapuche, desaparición realizada por la fuerza de gendarmería.Meses después apareció muerto.

El presidente Macri ha decretado que las fuerzas militares puedan intervenir en seguridad interior, un grave retroceso a los derechos adquiridos desde el regreso de la democracia en 1983.

Las distintas fuerzas policiales, provinciales y nacionales, han provocado la muerte de niños y jóvenes en distintos hechos calificados popularmente como “gatillo fácil”. Según la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, ya suman 700 los casos de este tipo desde que asumió el gobierno de Macri. El hecho más reciente se produjo en la provincia de Chaco, cuando un niño de 13 años fue asesinado mientras la policía reprimía un supuesto intento de saqueo a un supermercado.

El presidente Macri ha proclamado la lucha contra la corrupción, pero él mismo está implicado en numerosos casos de gravedad institucional: Macri tasumió la presidencia con 214 causas judiciales.

La familia Macri apareció en el listado de los Panamá Papers, con 50 sociedad offshore en varios paraísos fiscales. Sin embargo, el presidente creó una decreto para blanquear capitales, del que uno de sus principales beneficiarios fue su propio hermano. La familia Macri pretende además que el Estado le condone una deuda de 70 mil millones de pesos que tiene con el Correo Argentino.

La suma del poder político, mediático y judicial está en manos del presidente Macri y su principal aliado, el grupo empresarial Clarín, quien ahora ostenta el monopolio de los medios de comunicación, internet y telefonía en Argentina.

El nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkratz, fue el abogado del Grupo Clarín. El juez llegó a la Corte gracias a un decreto emitido por el presidente apenas comenzó su mandato.

Este es apenas un recuento de los hechos más sobresalientes del gobierno que lleva adelante Mauricio Macri. La economía, la salud, la educación los derechos humanos, la institucionalidad jurídica, todos los aspectos del país están en crisis. Se está ante un grave riesgo de caer en default y el mismo presidente ya ha anunciado que la pobreza crecerá.

¿Cuál sería el motivo para ofrendarle un premio a una persona que ha llevado a su país al borde del abismo en apenas dos años?

¿Cuál sería la “labor incansable” de un líder que ya se ha tomado 100 días de vacaciones mientras la inmensa mayoría del país no puede llegar a fin de mes?

Por lo expuesto, creemos que Atlantic Council debería reconsiderar su premio al “líder” Mauricio Macri. No solo no ha cumplido sus promesas electorales, sino que ha sumido al país en un estado de pobreza, corrupción y deudas que terminará pagando el pueblo argentino durante varias generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.